En Pedroche había un hospital, eso ya lo hemos leído alguna vez. En realidad era un Hospital de Pobres Transeúntes.

Algunas referencias tengo de él, habrá más seguramente, como por ejemplo cuándo desapareció, pero vale, eso lo dejo para los historiadores e investigadores.

Lo primero que sabemos es que tenemos una calle denominada «Hospital», recientemente nombrada, la que enlaza la calle El Olivo con la calle Fray Juan de los Barrios. Y se nombró porque así es como se denominaba años atrás.

Aunque, si vemos este callejero de 1888, la calle Hospital ocupaba un pelín más: toda la actual calle Eduardo Ruiz Doblas, toda la calle Fray Juan de los Barrios, y además contaba con la llamada Travesía del Hospital.

Sabemos que había un hospital donde se recogían los pobres mendigos que transitan por ella y conducir los que son enfermos a otras partes donde hay «hospitales de curativa», y que la renta que tenía era para «su manutención».

Sabemos que a mediados del siglo XVIII, el presupuesto anual que manejaba rondaba los cien reales de vellón.

Y sabemos que el hospital como tal tenía posesiones, varias posesiones.

En total disponía de 138,60 hectáreas de fincas rústicas y de dos casas. Por ejemplo, tenía:

  • Una haza de tierra situada en el Toril de Pizarro compuesta de 11 fanegas según el inventario y de 13 fanegas según el certificado, equivalentes a 8 hectáreas, 37 áreas y 24 centiáreas. En 1859 estaba arrendada a José Pizarro en 34,66 de renta anual.
  • Una haza de tierra situada en Catalvalqui, compuesta de 7 fanegas según el inventario y de 9 fanegas y 3 celemines según el certificado, equivalentes a 5 hectáreas, 95 áreas y 70 centiáreas. Sin arrendar en la misma fecha.

Aunque algo fallaba en su gestión, ya que en 1840 se decía que el hospital se encontraba «en muy mal estado por las cortas rentas que disfruta».

Quizás esos años ya serían el declive del hospital, en 1803 vemos un pleito entre el Fiscal Real con Pedro Misas, administrador del «Hospital de la Caridad de la Villa», sobre un tema de contabilidad, que había un libro de cuentas desde 1639 hasta 1765 y «empieza con las cuentas de nueve años que cumplieron en fin de diciembre de 1790». Algo había liado Pedro Misas…

Y es que el hospital existe desde finales del siglo XVI, cuando el visitador general del obispado hizo el siguiente mandato en mayo de 1581:

Primeramente que por quanto ay necesidad de recoger a los clérigos e religiosos pobres que pasan por la dicha villa, se haga un aposento en el dicho hospital, apartado de la comunicación de los otros aposentos, con su buena puerta y llaue y en él aya una cama de madera con su gergón de paxa e un colchón e dos sábanas e dos mantas, donde se pueda recoger qualquiera sacerdote que por aquí pasare

Por cierto, por supuesto, mandó que hombres y mujeres… por separado:

Porque es yndecencia que los pobres que bienen a el hospital y las mugeres no siendo casadas duermen en una pieza, se proueerá que en la pieza de arriba se haga una bentana e se encale y se adreçe, donde pueda auer dos o tres camas para mugeres e terná su puerta y llaue y el hospitalero después que estén acostadas las cerrará y no les abrirá hasta otro día

Ya irá saliendo más información. Por ahora, ésta.

Oye, haciendo clic aquí se pueden ver las fuentes de los datos aportados.