Para los que no conocen la “Función de los Soldados“, es una fiesta que se celebra en Pedroche el Lunes de Pascua (no, en Pedroche no hay hornazos), ya escribí el otro día sobre ella. Además, aporté algunos datos sobre su origen. [aquí se puede leer]

El tema está en que año tras año hay otra guerra que solo yo llevo adelante. Parece ser que, en general, se piensa que es una tontería, que no tengo razón, que importa poco lo que digo. Da igual, seguiré repitiendo año tras año lo mismo, porque, según entiendo y explicaré, año tras año se sigue metiendo la pata en lo mismo.

¿En qué se mete la pata? Comienzo por ver el significado y uso de algunas palabras.

La palabra “quinta“, tiene dos definiciones relacionadas con este tema, la de “reemplazo anual para el servicio militar” y la de “conjunto de personas que nacieron en el mismo año“. Cuando en esta fiesta de Pedroche se habla de “quinta“, ¿a qué definición se refiere? Con unos ejemplos claros lo vamos a ver ahora después. Por cierto, “entrar en quintas” es “en el servicio militar, llegar a la edad en que se sortea“. Vamos tomando nota y seguimos.

Quintas

El “quinto” es el “mozo desde que se sortea hasta que se incorpora al servicio militar“.

Quinto

En esta fiesta, los “quintos” (y “quintas“) son los verdaderos protagonistas de la fiesta, siendo ellos los organizadores de todo cuanto acontece (aunque en los últimos años, ha sido el Ayuntamiento el que se ha hecho cargo tanto de la recepción a primera hora de la mañana como de la ambientación musical cuando llega la noche).

Durante el acto religioso, los quintos suelen hacer una ofrenda o regalo a la Virgen de Piedrasantas. Normalmente se ofrece aquello que necesita la ermita, así por ejemplo, ante las pocas bancas de las que disponía, el regalo más común era una de ellas. Aunque también ha habido farolas, porta-estandartes o incluso el propio altar de granito.

Cuando aún existía el servicio militar obligatorio, esto de las quintas estaba claro. A mí, por ejemplo, me sortearon y comencé la mili en 1992, acabé en 1993 e hice la “Función” en 1994. Soy de la “quinta de 1992“, año en el que me sortearon, año en el que me fui a la mili. Yo lo tengo claro, yo y todos los que fuimos a la mili.

Se acabó la mili, y enseguida nos olvidamos de este tema de los quintos. La quinta también es el año de nacimiento, sí, vale, pero en esta fiesta, la que queremos que perdure, la que hacemos por cariño, tradición y costumbre, su uso no es ese. Ese es el que le estamos dando, y ESTAMOS METIENDO LA PATA.

La cosa no es que oralmente no estemos usando bien los términos, y distorsionamos el recorrido histórico de la fiesta, es que además lo dejamos plasmado en los regalos que se le hacen a la ermita. Y dos cosas, eso ya queda ahí para siempre, nuestra metedura de pata, y además confundimos a los que venga, a nuestros hijos y a los turistas.

Vamos con los ejemplos.

En la siguiente imagen vemos bancas provenientes de regalos de quintos. La primera que vemos la regaló la “quinta de 1991” en 1993, la del fondo se regaló en 2012 por los nacidos en 1991 (esa que tiene inscrito “Recuerdo Quinta 1991“:

Quinta 1991

Regalo de la quinta de 1991, año 1993

Regalo de la quinta de 1991, año 1993

Regalo de los nacidos en 1991, año 2012

Regalo de los nacidos en 1991, año 2012

Los de la quinta de 1992 regalamos una banca, los nacidos en 1992 un portaestandartes, en ambos sitios aparece el texto “quinta 1992”:

Regalo de los quintos de 1992, año 1994

Regalo de los quintos de 1992, año 1994

Regalo de los nacidos en 1992, año 2013

Regalo de los nacidos en 1992, año 2013

Para la quinta de 1993, también regalos de diferentes años con la misma inscripción, “quinta 1993“:

Regalo de los quintos de 1993, año 1995

Regalo de los quintos de 1993, año 1995

Regalo de los nacidos en 1993, año 2014

Regalo de los nacidos en 1993, año 2014

Este año les toca a los nacidos en 1995. En 1997, la quinta de 1995, regalaron lo siguiente a la ermita:

Regalo de los quintos de 1995, año 1997

Regalo de los quintos de 1995, año 1997

Estaremos expectantes a la inscripción del regalo de este año. ¿Pondrá en él “Recuerdo de la quinta de 1995“?

¿Soluciones? Una muy fácil, no poner “quinta de“, sino “nacidos el“. Y si queremos seguir con la tradición de la fiesta, con el origen y su historia, pues “quinta de” la que hubiese correspondido en caso de seguir existiendo el servicio militar obligatorio.

No se me hará caso seguramente, así que el año que viene lo volveré a decir. Soy muy pesado.

Para terminar, dos sugerencias. Una, ver el siguiente vídeo, para conocer algo más de esta fiesta:

Otra, recomendar el siguiente libro:

[product sku=”LIBRO-001″]