Mucho se ha hablado, y en diferentes foros, sobre los problemas que suceden una y otra vez a la hora de fijar una fecha y una hora para una actividad cultural en la comarca. Año tras año vemos varios ejemplos de actividades que buscan atraer a foráneos, pero que coinciden en el tiempo con otras de la zona. Y terminan perjudicadas todas.

¿Por qué sucede esto? La explicación es extremadamente sencilla, creo.

Cuando se empieza a organizar algo, y vamos buscando fecha, señalamos días festivos, días ocupados por otras actividades según hemos visto o nos han dicho (siempre y cuando las veamos como “competencia”), y los días que más nos gustan o los más propicios. Cuando ya la tenemos, nada, seguimos con los preparativos. Ahí está el detalle, la fecha se da a conocer cuando ya no hay opción de cambio.

Y no es que se distribuya una nota de prensa entre medios de comunicación y de difusión, como 17pueblos.es. Mi propuesta es otra.

Somos cuatro gatos, repartidos en varios pueblos, pero cuatro gatos. Y la solución está ahí, en la unión, no que cada gato haga su guerra por su cuenta.

¿Por qué no se crea una comisión, de 17 componentes, uno por pueblo, donde no haya secretos localesy que se reúnan periódicamente? Y no solo para informar de lo que cada uno va a hacer, sino para buscar colaboraciones, hacer cosas en común, y para todas esas cosas que surgen cuando todos están en la misma guerra.

Y otro tema.

¿Por qué no se unifican actividades muy parecidas de diferentes pueblos en una sola? Un ejemplo, si un pueblo organiza “La fiesta en el huerto” (ficticia, creo) y otro “El huerto en fiesta“, ¿por qué no se organiza en ambos pueblos “El huerto, alegría y olé“? De la mano, con la programación repartida, por horas o por días, pero una sola fiesta. Que no parezca esto una guerra de actividades.

Con la unión se conseguiría mayor presupuesto, mayor poder organizativo, mayor difusión, mayor repercusión y mayor beneficio, del que sea.

Somos 17 pueblos (como la web), es difícil que no se solapen actividades, pero con un pelín de más organización conjunta, quizás la agenda cultural comarcal quede más atractiva. Es lo de siempre, “hacer comarca“.